Ahora tenemos cubiertas nuestras necesidades básicas y por eso exigimos certezas de que viviremos más y mejor, según el psiquiatra. Para Rojas Marcos, “tenemos la creencia de que alguien debe arreglar el mundo para nosotros, y estas expectativas se convierten en exigencias”.