En opinión del sociólogo Enrique Gil Calvo el modelo español de emancipación es «quizás el más extremado del modelo mediterráneo” y “se caracteriza por aplazar indefinidamente la adquisición inicial de autonomía personal».