A pesar de ello, un 46% de adolescentes se muestra proclive a que existan criterios normativos sobre los programas dirigidos a los menores de edad y apelan a la responsabilidad de las cadenas de televisión a la hora de configurar la programación destinada a menores. Esta es una de las conclusiones que se extraen de la investigación «Consumo televisivo, series e Internet» que presenta una visión completa de los hábitos, gustos e intereses así como de las percepciones y valoraciones alrededor de la televisión de los adolescentes madrileños (14-18 años). El estudio está realizado por la FAD, Obra Social Caja Madrid y el Instituto de Adicciones del Ayuntamiento de Madrid.