Los “niños de la calle” creen cubiertas todas sus necesidades, menos las afectivas. Los cooperantes las asumen con riesgo para su propia integridad emocional