·Más de dos tercios (68%) de la deuda familiar se dedica a la adquisición de una vivienda
·El 98% de los créditos hipotecarios están referenciados a tipos de interés variable