Según el CIS, el 93% de los españoles daría la vida por su familia.