Se trata de cinco cortometrajes producidos por jóvenes andaluces para su uso como herramienta educativa en valores prosociales y participación ciudadana. El objetivo es promover en los jóvenes andaluces conciencia crítica sobre la realidad global y compromiso para el desarrollo de una cultura de la Solidaridad y la Paz. La actividad se enmarca dentro del proyecto de sensibilización y Educación para el Desarrollo (ED) “Un spot para decir stop” dirigido a jóvenes de 12 a 18 años.