Para el director general de la FAD “en el imaginario colectivo persiste la idea de que los únicos problemas que puede acarrear el consumo abusivo de drogas son problemas médico-sanitarios”.