Para el presidente de la FAD, José Ángel Sánchez Asiaín, es un pacto que “la sociedad española exige, porque lo necesita. Un pacto que garantice la estabilidad y el consenso. Que preserve el proyecto educativo de los avatares sociales y políticos, y que sostenga lo imprescindible más allá de las legítimas discrepancias”.