El objetivo de esta nueva campaña, dirigida a jóvenes de 18 a 25 años, es incidir en la falsedad de la sensación de control que muchos de los jóvenes consumidores sienten con respecto al uso que realizan de las drogas