También alertan sobre la posibilidad de que los problemas de drogas se “silencien” debido a que las consecuencias de los nuevos consumos no son tan dramáticas y visibles como en la época de la heroína.