Según la investigación “La Percepción Social de los Problemas de Drogas en España. 2004” la proporción de quienes defienden que las drogas son algo a probar y que deben formar parte de nuestra experiencia cotidiana, como objetos de consumo, se sitúa alrededor del 20%