Cuatro de cada diez entrevistados consideran que las personas con problemas de drogas son “personas corrientes” y el 22% entiende que son víctimas de determinadas situaciones o “víctimas de una enfermedad”, frente al 7.6% que considera que estas personas son “anormales o viciosas” y el 6% “asociales o delincuentes”