La representante de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, Patricia Llerena, ha sido clara. Desde su punto de vista: “Las políticas de drogas en Latinoamérica han conseguido, en las últimas décadas, criminalizar la política y politizar el crimen”.