En su opinión, no es cierto que la crisis económica esté provocando una crisis de valores porque “contamos con valores como la solidaridad y la tolerancia”. De hecho, según el catedrático, “es la estructura familiar la que está permitiendo capear el temporal de la crisis”.