Autor: Planeta Joven
1 junio, 2020

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Chema Lázaro, Niuco

Esther Hierro, Marinva

Muchos de los proyectos que conforman Acción Magistral buscan despertar la sensibilidad hacia el entorno, encontrar el problema o el objetivo, y a partir de ahí, articular toda una acción pedagógica, algo que no quede en un fuego artificial, sino que toda la acción pivote entorno a esa sensibilidad. El profesorado maneja el conocimiento de manera que el contenido está al servicio de gestionar ese problema o de alcanzar ese objetivo.

Esther Hierro y Chema Lázaro incorporan, además, la impronta del hommo ludens. Las personas necesitamos jugar, es algo que trasciende a los juegos como elementos aislados. El juego tiene que ver con una actitud vital que repercute en la situación, que cambia el momento. Y ahí les encontramos, intentando que la actitud lúdica sea la actitud común y que esté presente en las escuelas y en las organizaciones.

Este planteamiento no pierde el foco en que los niños y las niñas son gestores del cambio a mejor, para su entorno y por añadidura para su sociedad. Por eso se centran en potenciar las competencias desde la creatividad, subiendo de grado dentro de las habilidades a la creatividad y al pensamiento crítico.

“Un viaje por nuestro cerebro, ¿jugamos?” nos invita a entender que vivir y aprender es colaborar, compartir, trabajar en red. Que el conocimiento no está estancado en una única red, sino que está interrelacionado en muchas, tal y como como nuestro cerebro construye la información. Niuco y Marimba brindan estas oportunidades educativas.

Tanto Esther Hierro en Marinva como Chema Lázaro en Niuco aportan valores comunes a estas dinámicas y la utilizan además para demostrar que el cambio es posible, que el mundo no es un lugar hostil sino uno en el que apostar por un mejor presente, y la educación es la gran palanca de esa mejora, y las palancas las mueven las personas.

Entusiastas y posibilistas, con cierta dosis de utopía, tanto Niuco como Marinva tiene una visión objetiva, conocen los datos y la realidad y se proponen transformarla. No pretenden de crear un mundo paralelo, sino interpretar la realidad y construir aquí mismo un mejor lugar para vivir.

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin