¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

*Paco García-Gasco

Arrancamos el año con los tópicos de siempre; haciendo balance de lo sucedido en el 2019 y con todo tipo de buenos propósitos y retos de cara al nuevo año. Desde aprender definitivamente inglés, hasta animarnos a colgar esos cuadros abandonados en el trastero o quitar el árbol de Navidad antes de San Valentín. Los propósitos de Año Nuevo son la oportunidad ideal para cumplir con todos esos retos o propuestas aplazadas, porque si hay algo que nos encanta o es típico de estas fechas es procrastinar.

Según nuestros amigos de la Fundéu, procrastinar es ese mal hábito que acompaña a muchas personas y que nos impide cumplir con muchos de esos propósitos u obligaciones. Posponer estas tareas, retos o propuestas por pachorra o dejadez, cambiándolos por otras mucho más placenteras. Si no has procrastinado ya con este post, y has llegado leyendo hasta aquí, sabemos que somos uno de tus propósitos o que nos tienes en tus pensamientos. Aprovechando estos segundos, y para evitar que sigas procrastinando con nosotros, me gustaría transmitirte todo nuestro esfuerzo y orgullo para que de una vez por todas sumes tu apoyo a nosotros. Me gustaría que sientas el mismo orgullo que tenemos nuestros por nuestros logros, y sea suficiente la satisfacción para anteponernos a otras tareas o propósitos.

Llevamos más de 30 años fomentando el desarrollo personal y social de niños, niñas y adolescentes a través de la educación en actitudes positivas. Porque a veces, cuando pensamos en juventud, vemos solo una parte de la realidad. Creemos que ser joven es vivir emociones extremas, buscar tu propia identidad, elegir un camino y descubrir la verdadera amistad, el amor y todas las primeras veces importantes. Pero hoy ser joven es  más complejo. Vivimos en un mundo en continua transformación en el que la capacidad de adaptación  es más importante que la experiencia. Donde nunca dejas de aprender, porque hasta los errores son aprendizaje.

Por eso en Fad, cada día, trabajamos para construir una juventud menos vulnerable y más sana, flexible y curiosa , crítica y creativa. Respetuosa con el diferente y ciudadana del mundo. Proporcionamos a los menores herramientas que les capaciten para tomar decisiones de forma crítica, responsable y autónoma; para frenar los numerosos peligros con los que conviven. No nos quedamos ahí, porque seguimos estudiando a los jóvenes como motor de cambio social, sus capacidades y sus motivaciones a los que se enfrentan a diario. Gracia a eso, podemos anticiparnos a muchos de esos retos y convertirnos en un referente en análisis y conocimiento de la juventud.

Actualmente, cada vez más voces se alzan contra una nueva adicción que provoca enfermedades y arruina vidas, muchas de ellas de jóvenes: las apuestas. Ya estamos trabajando para prevenir estas adicciones, y al igual que hicimos frente en el pasado a los problemas con otras sustancias, queremos sumar apoyos que nos ayuden a seguir trabajando en prevenirlas con nuevos proyectos que están por venir.

Nosotros estamos cumpliendo, pero necesitamos que dejes de procrastinar y nos des tu apoyo para seguir creciendo. ¿Nos ayudas?

¡GRACIAS!

*Paco García-Gasco es responsable de fundraising en Fad. Y, por fortuna, diseñador y creativo de todo lo que se le pida. Después de 20 años en la Fundación, donde empezó como voluntario, posee una visión vasta y profunda de la misma, a la vez que clara y ordenada. Tiene la enorme virtud de crear un buen ambiente de trabajo esté donde esté, lo que le hace ser un compañero imprescindible. Es papá de dos buenas salvajes y bromista profesional. 

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin