Autor: Planeta Joven
15 junio, 2020

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Sergio Marín Herrera, IES Manuel Tárraga Escribano (Murcia)

Sebastián García, IES Manuel Tárraga Escribano (Murcia)

El proyecto ¿quieres ser mi amigo? del IES Manuel Tárraga Escribano de San Pedro del Pinatar tiene un doble objetivo, por una parte, el más evidente es realizar una innovación tecnológica con el uso de las TIC, y por otra parte, el más importante es que esos trabajos tengan una repercusión positiva en el entorno más inmediato.

Este proyecto representa para quienes lo promueven un ideal de lo que debería ser la educación del siglo XXI.  Un aprendizaje de contenido técnico que al mismo tiempo haga más agradable y mejor la vida de las personas.

También por esto la incorporación de una iniciativa solidaria y tecnológica resulta trascendente. El proyecto tiene un planteamiento sencillo, pero no simple, se trata de personalizar unas cajas que han sido realizadas con impresoras 3D, en las que se introducen las bolsas de quimioterapia de niños y niñas que están en oncología. Estas cajas tienen un diseño propio en el que figura un personaje o superhéroe e incluye el nombre del niño o la niña que está recibiendo el tratamiento. Se trata de hacer una pantalla de energía positiva, algo motivador.

Hay una serie de intangibles que están brotando a raíz de la implementación de este proyecto. Tanto García como Marín subrayan la importancia que tiene, para generar espíritu de grupo y unión dentro de la extraordinaria diversidad que hay en el centro.

Sergio Marín, que es jefe del departamento de Tecnología en el instituto, está convencido de que en esta visión de la educación cobra gran importancia el desarrollo digital, y considera que apostar por la innovación educativa es también hacerlo por dotar de recursos digitales a los centros educativos, para ponerlos al día y que puedan caminar al mismo ritmo con el que avanzan los tiempos.

La conclusión de este proyecto resulta tan contundente como sencillo el planteamiento: La incorporación de una utilidad tangible al desarrollo del conocimiento técnico ha multiplicado la efectividad del proceso de aprendizaje.

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin