Autor: Elena Huerta
6 mayo, 2022

La actualidad nos demuestra que seguimos sin estar del todo seguros ni seguras cuando ligamos a través de apps de citas o en páginas web, por ello hemos querido hablaros desde la experiencia y ofreceros un decálogo de consejos para hacerlo con la mayor seguridad posible. Nadie se libra de una mala cita o de una situación de la que nos gustaría salir corriendo, pero sí podemos aspirar a que sea solo eso: “una y no más”. 

1. Desactiva tu ubicación y distancia exacta de la app

Aunque una de las ventajas de las apps de citas es acercarte a gente próxima a ti, también puede ser un peligro. Apps como Tinder permiten marcar un radio y no un punto exacto. Lo más seguro es marcar un ratio entre 30 y 50 km de distancia. Mientras que otras como Grinder marcan la distancia exacta y nuestra ubicación en cada momento. Esta opción es mejor tenerla desactivada, aunque en las películas quede muy romántico levantar la mirada y ver que la otra persona está sentada en el mismo vagón, el mundo real, y la actualidad, nos enseñan que es mejor mantener este dato mejor en privado.

2. Haz una videollamada antes de conocer a tu cita

No seremos ni el primer ni el último caso de una persona a la que le engañan con las fotos de perfil en una app. Una búsqueda inversa de fotos en Google a veces no es suficiente, pero una videollamada en tiempo real sí. Si la otra persona no tiene nada que ocultar no tendrá problema en mostrarnos su cara, pero si por el contrario se trata de alguien que ha mentido con su edad y pone cientos de excusas para evitar hacerlo, ya sabes a quién tienes que descartar hacia la izquierda. 

Ilustración de dos jóvenes en una videollamada

3. Si quedas, mejor en público

Sabemos para qué se usan mayoritariamente este tipo de apps, pero cuando vas a quedar con una persona por primera vez, mejor en un lugar donde te vayan a ver más personas. Si podéis encontrar un punto medio, como un bar céntrico o una tienda con afluencia de gente, te será más fácil pedir ayuda e incluso huir si la cosa empieza a irse por caminos que no te hacen sentir cómodo o cómoda. Nadie quiere llamar la atención sobre sí mismo si puede evitarlo, y las tiendas grandes cuentan con equipos de seguridad que podrán echarte una mano si lo necesitas.

4. No te subas a un coche

Si cuando éramos peques nos decían que no nos subiéramos en furgonetas de desconocidos por un caramelo, ahora con veintipico no nos subamos en coches de personas que acabamos de conocer y solo hemos mensajeado. Por mucho que nos ofrezcan un super planazo o ir a un sitio que nos va a encantar, si se puede ir en metro mejor que mejor, y si no, el parque de al lado tampoco está tan mal para una primera cita.

5. Que te acompañe un amigo o amiga

Cuando ligamos en bares y discotecas no solemos estar solos ni solas, siempre está nuestro amigo o amiga detrás, sentado en la mesa o esperando en la barra para intervenir si es necesario. Si esto nos parece lo normal cuando salimos ¿por qué no cuando quedamos? Llevarnos a alguien que nos pueda servir de respaldo, o incluso intervenir si ve que algo empieza a salir mal nos puede sacar de más de una mala situación. No te decimos que te lleves a tu madre, pero seguro que tienes una amistad que ha cruzado tu mente mientras nos leías. 

6. Comparte tu ubicación en tiempo real

Whatsapp y Telegram tiene está opción super útil para este tipo de momentos. Es tan fácil como darle a ubicación en tiempo real y marcarle el máximo de tiempo, algunas permiten hasta una hora y otras hasta ocho. Así, alguien sabrá en todo momento dónde te encuentras, si te has movido o si estás yendo hacia un sitio que no parece muy seguro y podrá intervenir rápidamente sabiendo a dónde ir en caso de que lo necesites.  

7. No dejes tu bebida sola

Nunca. Jamás. Puede que esa persona hasta ahora haya sido el culmen de la amabilidad y el buenrollismo, pero si te vas al baño, apura la bebida o luego déjala olvidada. Mejor perder tres euros de un refresco que no saber si cuando volvamos habrá algo más en nuestro vaso que los hielos.

8. Acuerda una palabra de seguridad o una llamada programada

A veces, cuando vamos a una cita y empezamos a no sentirnos cómodos o cómodas, no podemos decirlo en voz alta por miedo a cómo reaccionará la persona con la que hemos quedado, pero sí podemos pactar con un amigo o amiga que nos llame pasado cierto rato. Así parecerá que es simplemente una llamada, sin más, que puede facilitarnos una excusa para marcharnos sin levantar sospechas o enfados. También podemos pactar una frase o palabra que alerte a la otra persona de que algo no está yendo bien.

Illustración de llamada de teléfono

9. Pon tu seguridad en el centro de la cita

Obviamente, esto no es una ciencia exacta, y habrá quien no quiera hacer una videoconferencia por vergüenza o no quiera exponerse, directamente. Pero que vaya por delante que nuestra seguridad siempre ha de ser lo primero, y si algo nos pone la piel de gallina, mejor huir en dirección contraria. Es preferible perder un ligue, que perder la vida. 

10. Quédate con lo bueno, pero no pierdas de vista lo malo

Ya conocemos las virtudes de todo este mundillo del ligoteo online, en línea, a través de apps o de páginas web y te animamos a disfrutar de las posibilidades que te da, pero sin perder de vista los riesgos. Balancear lo bueno y lo malo hace que la frase “me renta” cobre mucho más sentido. Todos y todas, también con lo que aprendemos desde canijos, somos parte de la solución.