Autor: firmainvitadapj
16 diciembre, 2021

Hola, soy una de las personas que atiende el SIOF Joven (https://www.fad.es/siof/joven/), y hoy voy a intentar hablar por la cantidad de chicas y chicos que nos escriben por WhatsApp, cuentan por videollamada y expresan por teléfono dibujando los momentos de ansiedad por los que pasan a diario y las dificultades que tienen para manejar esas situaciones que, en muchas ocasiones, les hacen sentir fatal, y decirse a sí mismos y así mismas: “Tierra, trágame”. Sobre todo cuando, en muchos de los casos, no saben qué y por qué les pasa, y simplemente hacen referencia a “encontrarse mal”. ¿Os ha ocurrido esto mismo alguna vez?

*Elena Ares

Por ejemplo, este estado al que hemos llamado “encontrarse mal” lo suelen relacionar con preocupaciones asociadas a:

  • Lo académico y el futuro (terminarán los estudios, qué será de ellas y ellos, el trabajo, miedo al fracaso, incertidumbres varias…).
  • Crisis y problemas de convivencia en casa.
  • Relaciones sociales y de pareja.
  • Crisis personales.
  • Temas que no quieren hablar con nadie y les genera estrés.

Desde que existe el SIOF Joven, todos los años, más de la mitad de los casos que atendemos son por ansiedad. Pero, os preguntaréis: ¿Qué hay que sentir para saber si lo que se siente es eso, ansiedad? La verdad es que la sintomatología vinculada a este concepto es muy variada ya que puede ser tanto física y emocional como conductual.

¡Pero, voy a dar algunas pistas para que aprendamos a identificarla!

Nuestro cuerpo nos habla: Podemos sentir sensación de ahogo y falta de aire, sensación de angustia, palpitaciones, dolores de cabeza o de estómago, cambios en los hábitos de comida (o en el tipo de comida, o comer mucho o comer poco, por ejemplo), agitación en el cuerpo, temblores o sudores en situaciones intimidantes, tensión muscular, cansancio, dificultad para pensar, dificultar para coger el sueño y/o mantenerlo.

Nuestras emociones nos exponen: Lloramos a menudo, enfados sin razón, miedo al fracaso, nervios ante exámenes, dudas sobre nuestras habilidades y capacidades sin razón, no aceptamos críticas constructivas, ataques de pánico (o miedo a tenerlos), fobias, miedos a cosas concretas, preocupaciones a cosas del futuro lejano, pesadillas recurrentes de perder a personas queridas, pensamientos obsesivos sobre temas desagradables o cosas que podrían ocurrir, preocupación excesiva por todo.

Nuestro comportamiento nos delata: Evitamos participar en cosas de clase o permanecemos en silencio, nos negamos a ir al instituto o hacer las tareas, evitamos situaciones sociales, nos negamos a hablar con compañeros/as cuando nos los encontramos en tiendas o restaurantes, reacciones explosivas, abandono de actividades que antes nos gustaban.

Si sientes algunos de estos síntomas puedes hablarlo con algún familiar, amistad o ponerte en contacto con nosotras. Son síntomas que, a niveles bajos, podemos sentir todas y todos en algunos momentos de nuestras vidas, pero que si te generan malestar o preocupación resulta mejor que los puedas compartir con alguien y/o pedir ayuda.

Si crees que este puede ser tu caso, recuerda que #FadTeEscucha y que el equipo de psicólogas del SIOF Joven, un servicio que cuenta con el apoyo y financiación de Fundación Konecta, estará encantado de ayudarte de lunes a viernes, de 9 a 21 horas, y de forma totalmente GRATUITA, ANÓNIMA Y CONFIDENCIAL.

 

* Elena Ares es licenciada en Psicología. Su trayectoria profesional se ha centrado en el área de Educación y el área de las Drogodependencias. Actualmente trabaja en Fad como coordinadora del Servicio de Información y Orientación (SIOF y SIOF Joven). Se define como psicóloga de vocación ya que, a pesar de llevar más de 18 años en la profesión, sigue con la misma ilusión del primer día. Es una apasionada de su familia, sus amigas, que siempre están en su pensamiento aunque no las pueda ver tanto como quisiera, la buena comida (le encanta conocer sitios nuevos), su perrita Kira y los libros que la ayuden a crecer.