Autor: Planeta Joven
7 agosto, 2020

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Al hilo de la campaña “Eres única/Eres único”, lanzada con Fundación Mutua Madrileña, hemos querido publicar este pequeño glosario de los tres términos básicos que estamos manejando al hablar de salud mental. Ha sido la guía para medios de comunicación de la Confederación Salud Mental de España la que nos ha dado las principales pistas, que completamos con nuestra propia experiencia en comunicación, en sensibilización y en investigación. Con el objetivo de no estigmatizar.

¿Salud mental o bienestar emocional?

El término “salud mental” se entiende en un sentido más amplio que el de bienestar emocional y resalta la parte fundamental de la salud mental dentro de la concepción de la propia salud general, que abarca también lo físico y se relaciona con el contexto vital y el externo. Tener salud, física y mental, deriva en bienestar, entre otras cosas, emocional.

¿Problemas de salud mental o enfermedades mentales?

La palabra “enfermedad” está cargada de una gravedad en nuestras sociedades que dificulta que se vea a los sujetos que la padecen más allá de su dolencia o sufrimiento. En el caso de las enfermedades mentales, por sentido histórico, esto tiene aún mayor carga negativa, por lo que es preferible hablar de “problemas de salud mental” que de enfermedades mentales.

¿Personas con problemas de salud mental o enfermos/enfermas mentales?

Es mucho mejor hablar de “persona con problemas de salud mental” que de “enfermos o enfermas mentales”. De esta forma, se muestra el problema como una circunstancia más de la persona. Igual que diríamos “fulanito tiene cáncer” y no “es canceroso”, lo suyo es decir “menganito tiene esquizofrenia” y no “menganito es esquizofrénico”.

Tampoco es conveniente establecer contraposiciones entre “persona con un problema de salud mental” y “persona normal”. Los problemas de salud mental son tan normales como la vida misma.

Cómo ayudar si se presentan estos problemas

Además de los servicios de salud de atención primaria (a los que nos dirigimos ante cualquier otro problema de salud), la Fad pone a disposición de las y los jóvenes el servicio SIOF Joven, atendido por psicólogas y voluntariado especializado, que te aconsejará qué cauces seguir según cada caso de forma gratuita y anónima.

Como nos recuerdan desde la Confederación Salud Mental, “cuanto antes se pueda solicitar la ayuda, mejor será la evolución del problema de salud que nos afecta”.

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin