Autor: Ana Rubio
21 octubre, 2016

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

El último Barómetro de VidaCaixaHábitos de ahorro en la generación millenial ha tenido por objetivo conocer la frecuencia y las modalidades de ahorro que priman entre los y las jóvenes. Para ello, se han realizado 809 encuestas online a jóvenes  de entre 25 y 35 años, residentes en España.

Una de las principales conclusiones que emanan del estudio es que el 76% de los y las jóvenes destina parte de sus ingresos al ahorro. El principal motivo para ello, según señalan, es asegurarse un buen futuro (estabilidad económica y proporcionar protección financiera a sus familiares), señalado por un 80%, tener protección económica ante imprevistos (60%), y poder viajar (40%).

De media, los y las jóvenes ahorran 155€ al mes, lo que representa un 17% de sus ingresos. No obstante, existen diferencias de género en este sentido: mientras que los hombres reservan de media 168€ mensuales, las mujeres ahorran 141€. Asimismo, y tal y como se señala en el blog de VidaCaixa, una de cada tres personas jóvenes ahorran de forma sistemática una cantidad fija al mes y casi la mitad lo hace de forma puntual (cuando puede y la cantidad que le sobra al final de mes). No obstante, el 61% de las personas encuestadas desearía  ahorrar más. En este sentido también se percibe una brecha de género, ya que este porcentaje asciende hasta el 66% para las mujeres, mientras que el de los hombres desciende hasta el 43%.

Por otro lado, el 43% de los y las que ahorran, esperan poder ahorrar más en un futuro ya que consideran que tendrán mayores ingresos (43%), mejor trabajo (18%) y menos gastos (11%). No obstante, un 35% cree que ahorrará lo mismo y un 22% que ahorrará menos.

Entre quienes no ahorran, el barómetro estima que el 34% lo hace porque no tiene trabajo, y el 32% porque no llega a final de mes. Del 24% de jóvenes que afirma no ahorrar en la actualidad, el 75% sí que consiguió ahorrar en el pasado pero ha dejado de hacerlo porque ha empeorado su situación profesional (59%), o porque la familia tiene ahora menos ingresos que en el pasado (25%).  No obstante,ocho de cada diez “no ahorradores/as”, confían en poder hacerlo en el futuro. Sin embargo, son los y las más mayores (30 a 35 años) quienes menos confianza tienen en poder aumentar su capacidad de ahorro en un futuro.

En lo que respecta a las renuncias materiales que los y las jóvenes estarían dispuestos/as a hacer para poder ahorrar más, el 64% dejaría de consumir wearables (dispositivos tecnológicos «vestibles» o llevables) en primer lugar. El gimnasio (46%), la ropa (43%) o renovar el smartphone (40%) son, por este orden, lo siguiente que suprimirían. El ocio (cine, teatro, restaurantes y viajes) abre una brecha entre los y las más jóvenes y los y las más mayores: mientras el colectivo de 25 a 29 años no renunciaría a su ocio por ahorrar, la franja de 30 a 35 años, lo haría en mayor medida.

Finalmente, el barómetro también arroja información sobre la opinión y las actitudes de los y las jóvenes ante los canales de ahorro. Así, el 61% mantiene un perfil conservador, al preferir evitar el riesgo a la hora de contratar productos de ahorro. Por su parte, un 23% afirma que estaría dispuesto a asumir cierto riesgo para conseguir una mayor rentabilidad. Hasta un 40% de los y las que ahorran consideran que invertir en vivienda es la mejor manera de ahorrar. Todo lo contrario ocurre entrequienes no ahorran: el mismo porcentaje cree que es un mal método de ahorro.

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin