Autor: Arancha Sanz
1 septiembre, 2021

Hoy no es 1 de septiembre, es 32 de agosto. Lo acabo de decidir porque el verano se me ha hecho demasiado corto, por lo duro que es reconectar después de las vacaciones y lo difícil, ¡difícil!, que es volver. He pensado que alargar un poquito más el mes de agosto para que este primer día de septiembre parezca un poco más soleado y menos lluvioso me ayudaría a sentir mejor, a superar el llamado “síndrome postvacacional”. Pero si mi propuesta de inventarme el calendario no te parece muy efectiva, en este post te dejo unos cuantos consejos para que el final del verano no se te haga tan cuesta arriba:

1 – ¡La regla de oro! DÉJATE ESTAR. Te lo pongo en mayúsculas para dejar bien claro que es normal sentirse cansado o desanimada el primer día. Llevas mucho tiempo de vacaciones y es imposible regresar a pleno rendimiento de este impasse, por eso te invito a convertir este aterrizaje forzoso digno de aerolínea low cost en un planeo suave y progresivo.

2 – Regálate unos días de adaptación. ¿Qué te parece si la primera semana de vuelta a las clases o al trabajo vas asumiendo pequeños objetivos o tareas? No hace falta hacerlo todo de golpe ni que sean grandes cosas, tan solo mini retos que ayuden a volver a la normalidad pasito a pasito.

3 – Ahora, miremos el lado bueno, que también lo hay, de esta rentrée. Por ejemplo, ¡volver a ver a compañeros y compañeras! Haz una lista con todas las cosas que te harán la vuelta más placentera y agradable. Ya verás como al final es más larga de lo que te esperabas…

4 – Seguir contando con tiempo libre para a la piscina, quedar con los colegas, darte un largo paseo con tu perro… Resérvate un rato diario para hacer lo que te apetezca, aprende a disfrutar de cada momento de ocio como si de unas mini vacaciones se tratara.

5 – Y ahora, la GRAN PREGUNTA. Redoble de tambores… ¿Qué te gustaría hacer este año? ¿Qué metas, sueños, logros, te propones? Lo mejor de septiembre es que te ofrece un amplio abanico de opciones y posibilidades porque todo está por llegar. Eso sí, piénsalo poco a poco, ¡cero agobios!

Además…

6 – Procura dormir bien y respetar las horas de sueño. Si puedes, abandona progresivamente el horario de verano para readaptarte al de invierno levantándote más temprano unos días antes de que terminen las vacaciones.

7 – Lo mismo ocurre con la comida, recuperar los hábitos alimentarios que sigues durante el año y dejar atrás los del verano te ayudará a aclimatarte más y mejor. ¡Bye, bye, paellas y pintxos!

8 – Retomar el ejercicio físico es otra de las claves para sentirse mejor. Hazlo poco a poco para no forzar pero empieza desde ya porque cuando haces deporte liberas endorfinas, una hormona que produce sensación de bienestar y felicidad.

9 – Evitar tomar cafeína y alcohol, ya que aumentan el riesgo de ansiedad y depresión.

10 – Si el “síndrome postvacacional” persiste más de 21 días, podría ser síntoma de un problema de malestar psicológico o emocional más allá del típico bajón después del verano. Si crees que esto puede ocurrirte a ti, te recordamos que FAD TE ESCUCHA y que nuestro equipo de psicólogas estará encantado de ayudarte a través del Servicio SIOF JOVEN. En la imagen al final de este post te dejamos el contacto.

Entre tanto, te deseamos un FELIZ 32 DE AGOSTO y mucho ánimo y energía para afrontar los retos que te depare esta nueva etapa que se abre ante ti.