Autor: Planeta Joven
14 mayo, 2020

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Eva Mª García Fernández, AMPA Beata Filipina. Fundación Viértola

Sandra Fernández García, AMPA Beata Filipina. Fundación Viértola

En una sociedad que vive colectivamente, que pretende la implicación social, educar en interdependencia es importante, y eso incluye a todos los ámbitos. Sentir el avance de la colectividad como propio permite actuar con sentido de pertenencia al colectivo.

El AMPA del Colegio Beata Filipina. Fundación Viértola, de Madrid, tiene como objetivo la creación de “impactos positivos en la sociedad” a través de la asociación de madres y padres, para lo cual realizan una serie de acciones que invitan a pensar que, efectivamente, la tribu educa.

Los proyectos se plantean objetivos muy variados: desde el fomento del compañerismo hasta la promoción de la sostenibilidad, el uso educativo de las nuevas tecnologías o el aprendizaje colaborativo.

Para conseguirlo, han llevado a cabo acciones como la organización de un concierto solidario, actividades de ocio en familia (culturales, deportivas…) para fortalecer el vínculo familiar y la socialización entre diferentes instancias educativas, la apertura de una biblioteca de aula, la creación de un punto de intercambio de equipaciones deportivas, babis y batas de laboratorio, la realización de un mercadillo solidario. El objetivo es crear una comunidad escolar solidaria.

Sandra Fernández tiene algunas claves para describir la personalidad de la asociación.

Tanto Sandra como Eva consideran que este proyecto de creación de una comunidad escolar solidaria era una necesidad que venía de lejos, y era necesaria como respuesta a la falta de implicación de las familias en el centro. Idearla primero y ejecutarla después ha sido laborioso, y el reconocimiento de Acción Magistral ha resultado todo un aldabonazo para su continuidad.

A veces, como en este caso, es necesario el impulso de un pequeño grupo de personas que confíen en que suplementar un proyecto de centro es posible desde las familias. Después suelen aparecer más manos y más ideas, y posteriormente llegan los reconocimientos.

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin