¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

* Raquel Gamero

«Un spot para decir STOP» ha formado a chicos y chicas de distintas localidades y centros educativos andaluces que han trabajado para contar al mundo que las injusticias, la violencia y la desigualdad se pueden acabar. Los participantes han lanzado mensajes de esperanza a través de cortometrajes que demuestran que los jóvenes no son la generación del futuro, sino la del presente.

Hace casi 10 años, desde Fad Andalucía, comenzamos un proyecto, pusimos en marcha una idea, dimos rienda suelta a una ilusión a la que llamamos “Un spot para decir Stop”. Pretendíamos que los jóvenes tuvieran voz (y una voz bien alta) para luchar por un mundo mejor, más justo, solidario y sostenible. Y qué mejor forma que poniendo en sus manos todos los medios para que contaran lo que querían trasmitir a través del cine y de la grabación de cortometrajes. Hoy esa idea es una realidad que ya ha llegado a más de 7000 jóvenes andaluces y que el pasado 14 de octubre se materializó en el V Festival Juvenil de Cortometrajes Solidarios “Un Spot para decir Stop”, que ha sido el culmen de la 5ª edición en Andalucía de esta estrategia educativa, financiada por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aacid).

En esta edición, se presentaron 6 cortometrajes hechos enteramente por los participantes de este proyecto. Ellos y ellas fueron los protagonistas de todo: desde la idea, el guion o la producción, hasta las actividades que han llegado a casi 2000 chicos y chicas y en las que han contado a los demás su mensaje, su compromiso con la comunidad global. Los 6 cortos estaban llenos de vida y ganas de conseguir una realidad mejor, y los mensajes que los chicos y chicas participantes nos dejaron fueron toda una lección de humanidad para todos los que tuvimos la suerte de disfrutar de este magnífico Festival.

Alfonso, del grupo del Ayto. de Morón de la Frontera, nos dijo que a pesar de que había realidades, como la trata de mujeres con fines de explotación sexual, que había que denunciar y erradicar, el mundo va cada vez mejor, porque cada vez son más las personas que se comprometen por cambiarlo.

Rafa, del IES San José de Coria del Río, nos contó que al haberse puesto en la piel de alguien que sufre, haciendo el papel de su personaje, había sido capaz de sentir su dolor, lo difícil que es la vida para muchas personas que tienen que dejar su país a causa de la guerra y la violencia.

Angélica, de Alanís, habló de la pobreza. De las desigualdades que hay en otros países y en nuestro entorno, y de que todos tenemos la responsabilidad de ayudar a otros y compartir nuestros recursos.

Helena, de Ubrique,  explicó que con su cortometraje habían querido dejar claro que para conseguir la igualdad de género todos debemos trabajar juntos, debemos acabar con el machismo y la violencia.

Moisés, de Huelva, nos dejó claro que el derecho a ser respetado es de todas las personas trabajen donde trabajen, sean de donde sean, y tengan la orientación sexual que tengan: “todos los derechos, todas las personas”.

Alexis, del IES Bellavista, participante del corto ganador del Festival, insistió en que debemos actuar contra la xenofobia y el bullying, porque depende de nosotros cambiar el presente.

Y por último Nora, otra de las chicas participantes, dio un mensaje muy claro: “nosotros hemos intentado poner nuestro granito de arena en todos esto pero sois vosotros y vosotras, los que estáis aquí, los que ahora tenéis que uniros a nosotros para acabar con las injusticias y desigualdades”.

Nora: nos diste las gracias a la Fad por acompañaros en este proyecto, pero somo nosotros quienes tenemos que dar las gracias a tantos jóvenes que estáis trabajando por un mundo mejor, más justo, solidario y sostenible, porque para la Fad sois vosotros, los y las jóvenes, nuestra RAZÓN DE SER.

*Raquel Gamero es educadora social de profesión y de vocación. En la actualidad, técnica de proyectos educativos en Fad Andalucía, aunque lleva trabajando con adolescentes y jóvenes más de 15 años (porque de verdad cree que ellos y ellas tienen la llave de una sociedad mejor, no es postureo). Le apasiona el cine y tiene un gran amor por los animales, sobre todo por sus dos maravillosos perros. 

¡Comparte este artículo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin