A menudo recibimos llamadas al Servicio de Orientación Familiar por parte de padres y madres que han descubierto que su hijo o hija adolescente ha consumido alguna droga, y muchos de ellos nos preguntan: ¿Por qué ha consumido?, ¿la culpa es de los amigos?, ¿hemos hecho nosotros algo mal?… Lo cierto es que no suele haber una única causa, sino una serie de factores que predisponen o protegen al adolescente a la hora de decidir consumir alguna droga.

Anteriormente os hablamos de los factores de riesgo asociados al consumo de drogas, es decir, aquellas circunstancias o características personales, ambientales o relacionadas con la sustancia, que aumentan la probabilidad de que una persona se implique en el consumo de drogas y este llegue a causarle problemas. En este artículo, sin embargo, vamos a hablar de los factores de protección. 

Cuando hablamos de factores de protección, nos referimos a las características o capacidades personales y sociales que fortalecen a las personas para poder afrontar con éxito las situaciones de riesgo, concretamente, las de consumo de drogas. Es decir, aquellas que hacen a los individuos menos vulnerables.

Con la detección de los factores de protección y la posibilidad de fomentarlos en las personas a través de la educación y el ejemplo, se ha dado con la clave para una buena prevención.

No se necesita ser un experto en prevención, solamente se precisa asumir las riendas de nuestra función educativa. Ya que la mayoría de los factores de protección son educables, es decir, se pueden enseñar fácilmente a niños y adolescentes.

A continuación, os presentamos un cuadro-resumen de los principales factores de protección:

CUADRO-RESUMEN DE FACTORES DE PROTECCIÓN: Diferentes áreas de intervención

En nuestros hijos e hijasValores:Valores positivos hacia la saludValores prosocialesValores ético-morales
Capacidad para la interacción social
Capacidad para tomar decisiones
En el entorno próximoApego familiar, clima afectivo positivo y sistema coherente de límites y normas
Grupo de iguales no consumidor
Centro escolar con un clima positivo
Comunidad próxima: barrio, pueblo,… que ofrezca posibilidad de ocupar el tiempo libre de forma saludable y divertida
En la sociedadCampañas de promoción de la salud
La limitación de la accesibilidad a las sustancias
Las alternativas de ocio y tiempo libre

En consecuencia, la prevención no puede traducirse en recetas o vacunas válidas para todas las familias o para todos los menores por igual. Prevenir supone analizar los FACTORES DE RIESGO reales en cada uno de nuestros hijos e hijas y detectar y considerar los FACTORES DE PROTECCIÓN que ya existen, y aquellos en los que se puede intervenir.