3); } En la escuela | FAD

Se encuentra usted aquí

En la escuela

Intervención preventiva en la escuela

La prevención exige apoyar el desarrollo de las personas y los grupos sociales, especialmente de los jóvenes, para generar espacios de mayor libertad y posibilitar y capacitar para la toma de decisiones con mayor autonomía y menor vulnerabilidad. Con este objetivo preventivo, la FAD desarrolla y pone en marcha actuaciones destinadas al desarrollo educativo de grupos de individuos, con una especial atención a las primeras etapas vitales de las personas.

En el núcleo de este modelo de intervención educativa, la FAD sitúa los programas dirigidos a la prevención escolar. No porque la escuela sea protagonista exclusiva, ni siquiera principal, de la educación, sino porque existen elementos que sitúan a lo escolar en el puente de conexión de las acciones en los diversos ámbitos: la escuela precisa de la colaboración de la familia y está situada en la comunidad.

Más información: Visión de la FAD

Destacados

Construye tu mundo
Cine y Educación en Valores

En la escuela

 

 

Introducción

Desde sus inicios la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción hizo una apuesta firme y decidida por centrar su campo de acción en la prevención, en el convencimiento de que ésta era la línea fundamental en el abordaje de los consumos de drogas y de sus consecuencias. Este convencimiento ha sido refrendado por las principales instituciones nacionales e internacionales, que unánimemente recomiendan reforzar el trabajo en esta línea.

La FAD entiende que prevenir los consumos no puede limitarse a la advertencia de los riesgos. Siendo esto necesario, es preciso ir más allá. Prevenir exige apoyar el desarrollo de las personas y de los grupos sociales, muy concretamente de los jóvenes, tratando de generar espacios de una mayor libertad. Libertad que hay que entender como la capacidad de ser autónomo, de tener más opciones viables, de ser más capaz de organizar la propia vida, sin necesidad (o con menos necesidades) de acudir a apoyos exteriores; mucho menos, a soluciones "mágicas" que terminan por volverse contra la propia persona, empobreciéndola y limitándola.

Esta tarea de prevención coincide casi exactamente con lo que es la tarea de la educación. Los objetivos en buena medida son los mismos; hasta el punto de que no podemos prevenir sin educar, y para poder hacerlo necesitamos absolutamente contar con los educadores.

Sabemos que no podemos dejar la responsabilidad de la educación a cargo exclusivamente de los profesionales de ésta. Todos, empezando por la familia y la propia comunidad, hemos de asumir parte de la exigencia de ayudar a que nuestros jóvenes crezcan más maduros y más libres. También sabemos que no es infrecuente la tendencia a delegar la totalidad de la tarea en las manos de los educadores, que se ven cargados con la responsabilidad colectiva. Por eso la FAD siente un doble compromiso: intentar que todos asumamos la cuota de empeño que nos corresponde y ayudar a los educadores para que puedan realizar, sin exigencias imposibles, su propio esfuerzo profesional y el que la sociedad les solicita.

 

Programas escolares y niveles educativos

Construye tu Mundo

Programas de Prevención Escolar y Comunitarios

 

Galería de imágenes: