Se encuentra usted aquí

Me llamo Marcos: Jóvenes y estilos de vida

  • Definición
  • Objetivos
  • Destinatarios
  • Materiales
  • Metodología
  • Portada del material didáctico

 


Definición.

 

En el campo de la prevención de los problemas relacionados con los consumos de drogas es poco habitual encontrar propuestas que estén dirigidas a los jóvenes de 16 a 18 años. La razón principal de que esto sea así radica en las dificultades que presenta esta edad para tal cometido. La cercanía a la mayoría de edad, las situaciones educativas dispares, la presencia de consumos ya estabilizados y la presunta impenetrabilidad de este intervalo de edad a las propuestas adultas son elementos que favorecen esa dificultad.

Por ello, lo que se pretende con el programa “Me llamo Marcos” es ampliar las posibilidades de trabajo educativo con jóvenes de 16 a 18 años en el marco de la educación en valores.

Este programa consiste en un documento audiovisual con el que se pretende fomentar la reflexión y el debate en torno a imágenes, secuencias y diálogos que reflejan la singular relación que en esta etapa vital tienen el tiempo libre y el consumo de drogas.

Entre las múltiples características que configuran su ocio, el consumo ocupa un lugar preponderante. En primer lugar, como actividad propia y definida dentro del tiempo libre, y, en segundo lugar, como un instrumento que facilita la resolución de ese tiempo libre en una serie de claves determinadas (transgresión, ocupación del tiempo, gasto económico,…).

 

 


Objetivos

 

“Me llamo Marcos” recorre el universo del tiempo libre juvenil en cuatro capítulos, siendo el objetivo último del programa que la relación entre el consumo de drogas y el tiempo libre juvenil quede debilitada e, incluso, tienda a desaparecer. El consumo de drogas forma parte de la descripción, del concepto que tienen los jóvenes de su tiempo libre.

Otra de las finalidades de este programa es la de favorecer la aparición de conductas menos proclives al consumo problemático de drogas en particular, y menos proclives a situaciones conflictivas en general.

 

 


Destinatarios.

 El programa “Me llamo Marcos” es una propuesta metodológica de trabajo dirigida al profesorado y monitores de educación no formal para facilitar su tarea educativa con personas de 16 a 18 años.

 

 


Materiales.

Este programa consiste en un documento audiovisual con el que se pretende fomentar la reflexión y el debate en torno a imágenes, secuencias y diálogos que reflejan la relación existente entre el tiempo libre y el consumo de drogas. Para ello está acompañado de una guía didáctica, que es una herramienta dirigida a las personas adultas responsables del trabajo educativo con jóvenes entre 16 y 18 años y así sacar el mayor partido al programa “Me llamo Marcos”.

El soporte audiovisual del programa tienen poco o ningún valor por sí mismo. Se hace absolutamente necesario aplicar algún tipo de metodología posterior tras su visionado.

 

 


Metodología

 

El programa contiene una guía didáctica y un soporte audiovisual, que consta de cuatro capítulos, de una duración aproximada de 6 ó 7 minutos por capítulo y una duración total de 25 minutos. “Me llamo Marcos” puede verse de forma completa o puede verse por capítulos o puede utilizarse un capítulo aislado.

Cinco jóvenes son invitados por un profesor de su instituto a realizar un documental sobre su propio tiempo libre ofreciéndoles una cámara de vídeo.

En cada uno de los cuatro capítulos aparece el mismo ofrecimiento, lo que ocurre a partir de ahí es el desarrollo de una pequeña trama que en cada capítulo gira en torno a factores diferentes, pero que tienen en común ser claves en la configuración del tiempo libre juvenil y de su asociación con el consumo de drogas.

Estos factores son:

 

  • El espacio, los lugares donde pasan su tiempo libre los jóvenes y el lugar que ocupa en ese espacio el consumo de drogas.
  • El tiempo, la limitación a períodos de tiempo concretos y específicos del ocio juvenil.
  • El valor, la importancia que en la sociedad actual tiene el ocio y el tiempo libre.
  • El grupo, como una presencia ineludible y constante en la configuración del tiempo libre y del consumo.
  • El estímulo, la búsqueda de estimulación como un fin propio del tiempo libre.
  • La transgresión, como forma habitual de caracterizar el tiempo libre juvenil.
  • El consumo, comportamiento principal de la sociedad que es importado por los jóvenes como aprendices de adultos.

 

Los factores son agrupados en cuatro capítulos:

 

  • El espacio y el tiempo.
  • El valor y el consumo.
  • El estímulo y la transgresión.
  • El grupo (y las relaciones sexuales).

 

En la guía didáctica que acompaña a este soporte audiovisual se hace una presentación de cada uno de los capítulos estructurada de la siguiente manera:

 

  • Las ideas centrales del capítulo tal y como aparecen en él. Se trata de un listado de elementos que pueden encontrarse durante el visionado y el objetivo es visualizar de forma rápida qué conceptos tratan y, en cierta medida, cómo se tratan.
  • Los planteamientos de fondo, es decir, el conjunto de reflexiones en torno a los dos temas básicos del capítulo.
  •  Las propuestas metodológicas asociadas a temas, diálogos o secuencias específicas del capítulo que pretenden abrir paso a la reflexión y al debate dentro del grupo.
Imagen Principal: