Se encuentra usted aquí

Y tu, ¿qué sientes?

  • Definición
  • Objetivos
  • Materiales
  • Metodología

 


Definición.

 

Sentir es uno de los aspectos más singulares de la especie humana. Enfurecerse, sonreír, aburrirse, estar a gusto consigo mismo, divertirse, sufrir apatía, vengarse o ser intolerantes son características que sólo poseen las personas. No en vano Mark Twain decía que “el hombre es el único animal que se sonroja o necesita sonrojarse”. Conocer cómo son esas emociones, qué matices las componen y de qué manera aparecen en la historia humana general y particular es un comienzo para poder llegar a manejarlas con inteligencia.

Los aspectos emocionales de las personas, por sus características, son los que más a menudo quedan fuera de las acciones educativas. La educación formal ha orientado su labor mucho más hacia el desarrollo intelectual y el aprendizaje comportamental. Sin embargo, los pensamientos y las conductas de las personas, de los jóvenes, no son fácilmente comprensibles y por lo tanto susceptibles de ser educados si no se tiene en cuenta el aspecto emocional.

El programa Y tú, ¿qué sientes? pretende facilitar el acercamiento de la población juvenil a una parte de la realidad tan diversa y personal, tan íntima y difícil como el mundo de las emociones.

 


Objetivos

 

El programa Y tú ¿qué sientes? persigue como objetivo fundamental el tratamiento de aspectos emocionales de las personas a través de soportes (textos, imágenes, canciones, películas, etc.), de manera que permitan el análisis y la reflexión sobre esos aspectos sin tener que poner en juego las propias emociones y las del alumnado.

Se trata de hablar de la euforia, del amor, de la ira o del tedio; de sus matices, de sus componentes, de sus circunstancias, de sus posibilidades de manejo, sin tener que comprometer la seguridad emocional de quien participa.

Cuando se analiza lo que les pasa a otras personas tenemos mucho menos miedo. Menos miedo al error, a tener que resolver las dificultades, a estar obligados a cambiar algo de nosotros mismos, a enfrentarnos con lo que sentimos.

 


Materiales.

 

El programa Y tú, ¿qué sientes? consta de cuatro cuadernillos, además de una Guía de aplicación. Cada uno de estos cuadernillos está dedicado a un ámbito o estado emocional, y son los siguientes:

  1.  El amor y el desamor.
  2. El aburrimiento y la diversión.
  3. El buen rollo y el mal rollo.
  4. La violencia y el respeto.

Este material es de uso exclusivo del profesorado. El alumnado contará en su momento con el soporte (canción, imagen, diálogo,…) pertinente.

A su vez, cada cuadernillo consta de:

  • Una introducción en la que se pretende plantear algunos de los elementos, ideas que pueden estar relacionados con la emoción concreta que se trata.
  • Algunas referencias metodológicas en torno a la presentación de la actividad al grupo de clase para su desarrollo en el aula, de manera que se pueda motivar el trabajo y hacerlo partir de las aportaciones del propio alumnado.
  • na enumeración de los soportes seleccionados para el trabajo en el aula, junto a un pequeño mapa de contenidos que pueden ser potencialmente tratados con ellos.
  • La presentación de los soportes propiamente dichos: su descripción, su contextualización, de qué hablan, qué contienen, por qué han sido elegidos; y una propuesta de trabajo en el aula, que se incluye tan sólo como una sugerencia.
  • Algunas ideas generales a tener en cuenta sobre las emociones concretas que se tratan en el cuadernillo.

 


Metodología

 

El analfabetismo emocional y las dificultades para incorporar el aprendizaje de las emociones como un elemento educativo hacen que la metodología del programa sea un factor clave.

La metodología del programa Y tú, ¿qué sientes? deberá ir desde fuera hacia dentro, es decir, deberá partir de descripciones, de reseñas sobre las emociones, referidas a situaciones que quedan fuera del campo de interés directo de los adolescentes, para luego aproximarse a él. El camino que hay que recorrer desde fuera hasta dentro es tarea de los alumnos y alumnas, con el acompañamiento del profesorado.

En primer lugar, se describe la emoción: sus matices, sus manifestaciones, sus causas, sus relaciones con otras emociones, su sentido, sus efectos. El instrumento principal para eso serán diversos elementos artísticos: fragmentos de novelas u obras de teatro, secuencias de películas, pinturas, esculturas, piezas musicales… que muestren algunos de los elementos relevantes asociados a esa emoción.

En segundo lugar, se dá un movimiento de traslación. Se trata de comparar con la propia vida, de traducir a los términos más cotidianos, de acercar a los límites propios lo que se acaba de ver y analizar. Sin embargo, hay que mantener aún cierta limitación, no se trata de zambullirse de golpe en las vivencias de cada persona, sino de acercarlo a entornos y situaciones parecidos (hechos conocidos, recuerdos, referencias a otras personas más o menos cercanas,…).

Finalmente aparece la construcción, el referente externo se va abandonando y dá paso a las alternativas y a las respuestas. Se trata de que el grupo colabore para construir alternativas que puedan formar parte de un abanico diverso de interpretaciones, análisis, respuestas, actitudes y posibles conductas, que formen un conjunto de posibilidades del que podrán servirse o no en la vida real, pero que estará a su disposición.

Imagen Principal: